A través de este artículo nos gustaría proporcionaros vías para ahorrar en calefacción y aunque este año el invierno está siendo muy cálido y las Navidades serán con temperaturas templadas, llegará el frío y las heladas, y con ello las ganas de estar en nuestra casa calentita. Por ello tendemos a poner la calefacción a tope, y esa no es la solución. Estar «calentito» no es sinónimo de poner la calefacción a tope y pagar una factura elevada a nuestra compañía energética en estos meses invernales.

FONTYCAM Calefacción de Madrid y también fontanería

Fontanero calefactor barato Madrid www.averiasfontanero.com

A continuación te explicaremos como ahorrar en calefacción sacando el mejor partido a nuestro sistema de calefacción, que no se trata de subir la temperatura del termostato, sino que hay unos trucos muy simples para mantener una temperatura cálida ajustando los grados de la calefacción.

Es fácil mantener nuestra cosa con un ambiente cálido de manera rentable y práctica. Para eso se pueden seguir los sigiente consejos, que también nos da la Asociación de Consumidores de Energia (ANAE). Al final de invierno comprobaremos que si hemos seguido estos consejos nuestra factura será más económica. Ahí van:

  1. Comprobar que no tenemos entradas de frío de la calle, como alguna rendija o hueco en ventanas o puertas.
  2. Es recomendable aislar los tambores de las persianas con algún aislante (como el poliuretano) sellando con siliconas las juntas que pudieran dejar pasar el frío.
  3. Adquirir un termostato para regular la temperatura de nuestra vivienda, de forma que la mantengamos constante y cuando no estemos en casa o nos vayamos a dormir lo apaguemos o lo bajemos; es muy eficaz para ello hacerse con un termostato que nos permitirá programar cuándo encender o apagar nuestra caldera, es muy práctico. Se pueden adquirir tantas cabezas de termostato como habitaciones tengamos para regular independientemente cada radiador y eso también nos permitirá ahorrar con cada estancia que no se utilice.
  4. Mantener a una temperatura constante en nuestra calefacción. No hay que tenerla muy fuerte, lo aconsejable es tener el salón a unos 22º, los dormitorios entre 17-18 º y los baños a unos 21-22º. Es mejor ponerse una chaqueta que pagar el doble de factura y podremos ahorrar en calefacción.
  5. Revisar la caldera antes de que llegue el invierno, porque hará que la saquemos más partido y no tenga fugas.
  6. Poner a punto nuestros radiadores, purgándolos, es decir, sacándoles el aire, para que funcionen adecuadamente, ya que pueden dar menos calor si no lo hacemos bien.
  7. En las calderas hay que vigilar el manómetro de la presión del agua, que debe estar entre 1-1,5 bares. Si no es así, hay que rellenar el circuito o vaciar, según proceda.
  8. Tener los radiadores descubiertos, evitar cubrirlos detrás de una cortina o usarlos para secar una prenda o toalla mojada después de ducharnos.
  9. Instalar paneles reflectantes detrás de los radiadores, porque hacen que el calor rebote y se mantenga mejor en nuestra habitación.
  10. Podemos instalar un dispositivo de tiro forzado de aire mediante un ventilador, para conseguir un mayor confort y rendimiento del radiador. Estos se activan con el calor y mejoran la concentración del mismo con un bajo consumo eléctrico.
  11. Ventilar las habitaciones de 5 a 10 minutos, para no perder mucho calor en el hogar.
  12. Instalar sistemas de humidificación o evaporadores para radiadores, para evitar la sequedad por el calor, la cual puede resultar perjudicial para nuestro organismo. Es recomendable conseguir una humedad de entre 50 y 60% en nuestro hogar durante el invierno.
  13. Para que entre menos frío de los exteriores, cuando llegue la noche debes bajar las persianas y echar las cortinas, porque esto mantendrá la temperatura cálida de tu habitación.
  14. Cuando amanezca un día soleado, estamos de enhorabuena, debemos correr las cortinas en aquellas ventanas orientadas al sur, ya que nos entrará un calorcito muy rico por la ventana. ¿Por qué te crees que en los países nórdicos no usan cortinas y persianas?
  15. Si llega la hora de que la cadera se estropea y ésta era de gasoil, piensa en cambiarte a una caldera de condensación, porque como ya te hemos dicho en alguna ocasión es más rentable, económica y práctica.